UB: “(Caímos en la) Trap: el sonido de la globalización”

Quería mantener este espacio dedicado a la literatura y evitar re-bloggear mis artículos para otras publicaciones. Fracasé. A continuación uno en el que me cago sobre la historia del trap que me comisionaron para Urbe Bikini, el cual pasó sin pena ni gloria por aquella plataforma. Lo reproduzco aquí porque no puedo soportar lo mal que lo formatearon, con solo dos o tres ENTER hubiera quedado perfecto, pero ya ven.

En fin, el artículo como siempre debió leerse y esta vez acompañado de ciertas referencias audiovisuales, a continuación:  Sigue leyendo

Anuncios

Escribir en tu segundo idioma es como vestir una camisa de fuerza

Tengo más de una década leyendo en inglés constantemente y viendo casi toda película o serie sin subtítulos, creí que sería más fácil. Hace casi un año comencé el arduo proceso de forjarme una carrera como periodista en inglés desde cero, abrí este blog, abrí esta cuenta en Twitter y abrí los ojos buscando oportunidades. Luego de un par de falsos comienzos, de ofertas que parecían muy buenas para ser verdad, de propuestas que se me escurrieron entre los dedos, por fin conseguí mi primer trabajo en el blog de Forever Redwood.  Creí que sería más fácil.

Al salir de mi zona de confort – entretenimiento y cultura pop – y verme obligado a enfrentarme a una audiencia a la que no estoy acostumbrado – propietarios de casas con hijos y nietos – fue que choqué de frente con mis limitaciones. A pesar de los años de entrenamiento no puedo expresarme con comodidad, a veces no encuentro las palabras, a las oraciones les falta poder y belleza. Es frustrante. Por otro lado, es un reto que pone a mis neuronas a funcionar tiempo extra, sensación que disfruto. Avanzo lentamente, aprendo con dificultad, pero avanzo y aprendo.

Afortunadamente en este caso en particular cuento con un editor extremadamente competente que filtra mis errores, ortográficos y gramaticales, y le da fluidez a las oraciones. A mi ego no le gusta ser corregido, pero en este caso tiene que tolerarlo y debería agradecerlo. Lo cual no hace, pero eso es otro tema y deberá ser tratado en otra ocasión. El punto es que, gracias al trabajo en equipo, los artículos están quedando fenomenales a pesar de las dificultades y esta camisa de fuerza que limita mis movimientos.

Las nuevas Star Wars han sido cualquier-vaina-ahí, admítelo.

El otro día viví una experiencia sin precedentes: un editor me dio una sugerencia que no era una completa estupidez. Escribí este artículo sobre las nuevas Star Wars y me dijeron que la primera persona era “demasiado blog” y mierda, tenían razón. Un par de días después les mandé los cambios y me respondieron “oye, pero eso ya lo publicamos“.  Lo peor de la historia es que el texto agarró forma con los cambios, la nueva versión es infinitamente superior.

Así que decidí publicarla por aquí, disponible después del saltoSigue leyendo