Introducción a “The Invisibles” de Grant Morrison

Invisibles

Si confiara en ustedes, les diría que Eduardo Próspero es mi nombre dentro de The Invisibles.

Si bien “Watchmen” es una influencia en general para toda mi obra, y una indirecta para “La Tormenta“; en tal obra no terminada hablo sobre “The Invisibles” desde el capítulo uno y llega el momento en que la novela gráfica se intersecta con la historia que cuento. Lo cual no tengo idea de cómo pasó, pero Grant Morrison lo advierte en el último ensayo de “Invisible Ink” (Vol 3, #1),  la columna que cierra cada edición. Esta obra se mezcla con tu vida de las maneras más inconcebibles e insospechadas, o en sus palabras:

“The Invisibles” is a spell. It’s not just a comic book. It tells the future. Things happen around it and to the people who absorb it. I’m not lying to you. I present a slice of human experience in this form. I started out writing a story and slowly, over a few years, the world I live in became almost exactly like the story.

Continúa si te atreves:  Sigue leyendo

Anuncios

Explorando los clásicos: “The Prisoner” (1967–1968), datos y anécdotas

Todo lo que debes saber sobre “The Prisoner” te lo explica antes de cada capítulo en una secuencia de créditos tan espectacular, con una banda sonora tan devastadora, que nunca la adelantarás. (Dale play arriba y lee)

El agente secreto sin nombre vuela sobre la pista, baja a una oficina en el inframundo, renuncia a gritos; llega a su casa, lo siguen, arregla su equipaje, un curioso personaje lanza gas a través de la cerradura y lo duerme, adios Londres, amanece en una réplica de su hogar pero dentro de The Village. La isla en la que mantienen a los espías retirados, los que saben demasiado como para estar corriendo libres a través del planeta, una prisión paradisíaca. El nuevo Number Two necesita información y hará lo que sea necesario para extraerla del agente ahora conocido como Number Six.

Podría escribir once cuartillas sólo sobre la secuencia inicial, pero el plan era discutir varios puntos: Sigue leyendo

Sobre el tono fantasmal en la “Atlanta” de Donald Glover

El año pasado Donald Glover me sorprendió más que nadie y a sobremanera. Poco esperaba del show de TV que creó y produjo, “Atlanta” fue aire fresco, una serie sorprendente y necesaria. Poco daba por su carrera como rapero, su alterego Childish Gambino lanzó una curva con un alucinante disco de funk del futuro llamado “Awaken, My Love!” que obtuvo su merecido lugar en mi Top 10 del 2016. Cualquiera en solitario podía ser suerte, u obra de sus colaboradores o el destino o alguna otra cosa; los dos eventos juntos demuestran la madurez de un artista.

Recientemente repasé la temporada completa de “Atlanta“, después del salto mis impresiones. SPOILER ALERT –> No continúes si no has visto los 10 episodios disponibles para el momento de publicación SPOILER ALERT:  Sigue leyendo

La herramienta más poderosa de mi arsenal: Liquid Mind

La música de Liquid Mind es indispensable para mi vida.

Un grave problema que encontré desde que comencé a meditar seriamente es lo mucho que me afecta la contaminación sónica. No lo había notado antes, pero en una ciudad del mundo moderno vivimos dentro de una invisible burbuja de ruidos que básicamente equivale a tener como vecino a un basurero y sus olores. Todos los días alguien construye y martilla, esmeriles a lo lejos, talleres y fábricas no paran, carros y camiones de aquí para allá, música a todo volumen el fin de semana entero, gritos y voces. Nos entrenamos para ignorarlos completamente, pero ahí están, generando estrés.

La siguiente experiencia quedó grabada en mi mente: cuando fuí a “Woodstock 99“, la versión corporativa del legendario festival, había una tienda de campaña donde auténticos monjes tibetanos meditaban todo el día mientras los gringos les tomaban fotos. En ella sonaba una cierta música que mágicamente cancelaba el demencial ruido que genera uno de esos multitudinarios eventos. Entrabas a la tienda y te teletransportabas a otro mundo, uno más suave, la novena nube.

Luego de un par de frustantes días de investigación en los que audicioné decenas de artistas y bandas que no cubrían las espectativas y los ruidos de la ciudad, llegué a Liquid Mind. Apenas lo escuché lo supe, podía dejar de buscar. Adquirí un par de discos y me olvidé de todo, para el momento de publicación he escuchado más de 800 veces cada track. Para comparación, a un disco decente le doy un promedio de 25 vueltas, a uno increíble unas 50 y “To Pimp a Butterfly” y “Blackstar” todavía no han llegado a 100, aunque van en camino.

El responsable de la música que me permite seguir viviendo dentro del caos es Chuck Wild, tecladista, productor, compositor, músico de estudio y futuro santo. Sus primeros 10 discos están disponibles en este canal de You Tube y si viven en el mal llamado primer mundo pueden comprar el #11 en su sitio web oficial. A diferencia de la mayoría de la mal llamada música new age, Liquid Mind cubre todo el espectro sonoro y con buenos audífonos o alto volumen realmente te aisla del mundo entero. Lo considero la herramienta más poderosa de mi arsenal y por fin la comparto con ustedes, un regalo para mis primeros lectores. Úsenla con cuidado.

Más información –> http://www.liquidmindmusic.com/

Definición de Discordianismo

PrincipiaBugs

Entre otras cosas planeaba utilizar este espacio para crear un glosario en español sobre el montón de términos que aparecen en “La Tormenta” a los que el ciudadano común no tiene acceso en su vida diaria. Pretencioso de mi parte esperar que tal ciudadano se interese en mi novela no terminada, pero eso es tema para otra ocasión. El primer obstáculo con el que me tropecé: me cuesta mucho escribir una conceptualización clara y concisa, y nunca estoy conforme con el resultado. Tendré que aprender, enfrentarme al reto, porque ya cree la categoría. No hay vuelta atrás.

Para esta primera entrada haré trampa mataré dos pájaros de un tiro y les presentaré el primer extracto de “La Tormenta” que publico en este blog. Mi definición personal de la religión que lo inspiró todo mezclada con ciertas anécdotas pertinentes:  Sigue leyendo

Más información sobre “The Cut-Up technique”

Arriba el video en el que explico como cree mágicamente los afiches de MC/ DC que suelo utilizar (Uno, Dos, Three) como imagen de éste y mi blog en inglés. A pesar de que no lo sabía cuando comencé, están basados en “The Cut-Up technique“, proceso con el que a principios de los sesenta William BurroughsBrion Gysin hicieron desastres y reorganizaron el Universo.

Después del salto, todo lo que he aprendido desde que publiqué el video: Sigue leyendo

Philip K. Dick y el “Vast Active Living Intelligence System”

Años sin ver este video, las caras de la gente son lo más hilarante que verán en el día. Casi 20 años antes de “The Matrix” y 40 antes de que el nerd de Elon Musk trajera la idea al mainstream,  Philip K. Dick habló a un atónito público sobre su revelación: nuestra realidad es una simulación, vivimos dentro de unos y ceros. Probablemente.

En cierta forma “VALIS“,  una de las últimas novelas del autor, es su forma de explicarse a si mismo, de encontrarle sentido, a la experiencia que cuenta arriba, la primera de varias que lo dejarían al borde del abismo.

En fin, the empire never ended. Lean “VALIS” si saben lo que les conviene. Y lean esto.

El “Vast Active Living Intelligence System”, David Bowie y yo

Mi historia con “VALIS“, el primero de la última e incompleta trilogía de Philip K. Dick, se desarrolló así:

1.- Me lo recomendó Robert Anton Wilson en algún video que no linkearé, ya que en el proceso me arruinó  la revelación más alucinante de toda la novela.

2.- La ordené y un mes después la recibí. Venezuela era otra.

3.- La consumí y me explotó la cabeza.

4.- Obsesionado, averigué todo lo que pude al respecto. Podría dar una conferencia con respecto a esta magnífica y desquiciada pieza de literatura.

5.- Me enteré de la posibilidad de que Mother Goose AKA Eric Lampton estuviera basado en David BowieBrent Mini en Brian Eno. Me explotó la cabeza nuevamente.

6.- Comencé a estudiar seriamente la obra de David Bowie, actividad con la que apenas comienzo y probablemente me tomará la vida entera.

7.- Murió David Bowie y me sumergí en el misterio detrás de su “Blackstar“. Algo de la investigación quedó registrado aquí.

También se dice que la película con la que se obsesionan los personajes de la novela es una representación sumamente alterada de “The Man Who Fell to Earth” (1976) del maestro Nicolas Roeg.

Las siglas VALIS resumen Vast Active Living Intelligence System.

Hace un año escribí la letra de una canción que habla sobre tla historia descrita arriba.

Debo volver a leerla, “VALIS“.

Seguiré escribiendo al respecto a medida que avance este blog.

Portada no comercial por daverazordesign