Las nuevas Star Wars han sido cualquier-vaina-ahí, admítelo.

El otro día viví una experiencia sin precedentes: un editor me dio una sugerencia que no era una completa estupidez. Escribí este artículo sobre las nuevas Star Wars y me dijeron que la primera persona era “demasiado blog” y mierda, tenían razón. Un par de días después les mandé los cambios y me respondieron “oye, pero eso ya lo publicamos“.  Lo peor de la historia es que el texto agarró forma con los cambios, la nueva versión es infinitamente superior.

Así que decidí publicarla por aquí, disponible después del saltoSigue leyendo

Informe Final, reto 1postxdia

rsz_prospero

Listo, está hecho. Terminé satisfactoriamente y sin tacha el reto 1postxdia. Mañana, el día 30, haremos un post colectivo entre todos los participantes que sostuvimos el maratón. El principal logro obtenido: este blog ya existe, y cuenta con contenido suficiente como para mostrarlo y promoverlo. Y en la parte metafísica y autoreferencial, Eduardo Próspero existe.

A continuación ciertas reflexiones sobre estos días de creación, de organización, de sacar conejos de sombreros:  Sigue leyendo

Sobre el tono fantasmal en la “Atlanta” de Donald Glover

El año pasado Donald Glover me sorprendió más que nadie y a sobremanera. Poco esperaba del show de TV que creó y produjo, “Atlanta” fue aire fresco, una serie sorprendente y necesaria. Poco daba por su carrera como rapero, su alterego Childish Gambino lanzó una curva con un alucinante disco de funk del futuro llamado “Awaken, My Love!” que obtuvo su merecido lugar en mi Top 10 del 2016. Cualquiera en solitario podía ser suerte, u obra de sus colaboradores o el destino o alguna otra cosa; los dos eventos juntos demuestran la madurez de un artista.

Recientemente repasé la temporada completa de “Atlanta“, después del salto mis impresiones. SPOILER ALERT –> No continúes si no has visto los 10 episodios disponibles para el momento de publicación SPOILER ALERT:  Sigue leyendo

La herramienta más poderosa de mi arsenal: Liquid Mind

La música de Liquid Mind es indispensable para mi vida.

Un grave problema que encontré desde que comencé a meditar seriamente es lo mucho que me afecta la contaminación sónica. No lo había notado antes, pero en una ciudad del mundo moderno vivimos dentro de una invisible burbuja de ruidos que básicamente equivale a tener como vecino a un basurero y sus olores. Todos los días alguien construye y martilla, esmeriles a lo lejos, talleres y fábricas no paran, carros y camiones de aquí para allá, música a todo volumen el fin de semana entero, gritos y voces. Nos entrenamos para ignorarlos completamente, pero ahí están, generando estrés.

La siguiente experiencia quedó grabada en mi mente: cuando fuí a “Woodstock 99“, la versión corporativa del legendario festival, había una tienda de campaña donde auténticos monjes tibetanos meditaban todo el día mientras los gringos les tomaban fotos. En ella sonaba una cierta música que mágicamente cancelaba el demencial ruido que genera uno de esos multitudinarios eventos. Entrabas a la tienda y te teletransportabas a otro mundo, uno más suave, la novena nube.

Luego de un par de frustantes días de investigación en los que audicioné decenas de artistas y bandas que no cubrían las espectativas y los ruidos de la ciudad, llegué a Liquid Mind. Apenas lo escuché lo supe, podía dejar de buscar. Adquirí un par de discos y me olvidé de todo, para el momento de publicación he escuchado más de 800 veces cada track. Para comparación, a un disco decente le doy un promedio de 25 vueltas, a uno increíble unas 50 y “To Pimp a Butterfly” y “Blackstar” todavía no han llegado a 100, aunque van en camino.

El responsable de la música que me permite seguir viviendo dentro del caos es Chuck Wild, tecladista, productor, compositor, músico de estudio y futuro santo. Sus primeros 10 discos están disponibles en este canal de You Tube y si viven en el mal llamado primer mundo pueden comprar el #11 en su sitio web oficial. A diferencia de la mayoría de la mal llamada música new age, Liquid Mind cubre todo el espectro sonoro y con buenos audífonos o alto volumen realmente te aisla del mundo entero. Lo considero la herramienta más poderosa de mi arsenal y por fin la comparto con ustedes, un regalo para mis primeros lectores. Úsenla con cuidado.

Más información –> http://www.liquidmindmusic.com/

Sigo participando en el reto 1postxdia…

… pero luego de leer este post de Flavio comencé a pensar que probablemente linkear a sitios que no tienen nada que ver con lo que escribo puede ser contraproducente. Como igual quiero apoyar a los que continúan con el reto, aquí les van varias de sus obras recientes:

Y listo, una vez más queda demostrado que soy altruismo puro y además el más modesto de todos, #1 in the world.

Divagaciones sobre la novela gráfica “Watchmen”

Pocas piezas artísticas me afectaron tanto como “Watchmen“, la obra maestra de Alan Moore, lo cual no es poco decir considerando que el prolífico autor tiene varios clásicos bajo su nombre. La única con dibujitos en aparecer en la lista de las  100 mejores novelas según la revista “Time“; la que sacan a colación cuando alguien pone en duda el status artístico del las novelas gráficas; la única e inimitable, infalible e infilmable.

Me negué a leerla en digital por años, y fue la primera con la que intenté hacerlo cuando no podía aplazarlo más. Pasé una semana frente a la computadora con la quijada en el piso, cada panel era una pieza perfecta y formaba un todo que escapaba a mi comprensión, jamás me había imaginado que los comics pudieran llegar tan lejos, pudieran lograr tanto. El ingenio y la complejidad con la que estaba contada la historia me golpeó como un gancho de Muhammad Ali y me dejó en la lona.

Who watches The Watchmen?

El blurb original de “Watchmen“, apareció en “Amazing Heroes” #92 en 1985. Visto aquí.

Eventualmente compré una copia en físico, tenía que tenerla en mi colección, y aunque sabía que contaba con cualidades que ameritaban una relectura, la dejé en mi biblioteca agarrando polvo por años antes de retomarla. Cuando lo hice se volvió a apropiar de mi vida, pasé otra semana extasiado, examinando con atención cada panel, descubriendo sus secretos. Es una especie de holograma, toda la historia está insinuada desde la primera página y en cada una de ellas, el todo cuadra a la perfección con lo particular durante toda la duración de la obra. Es una estructura sublime y maciza a la vez, aguanta cualquier escrutinio, enseña y conmueve.

Supongo es necesario hablar de la adaptación cinematográfica; luego dos décadas de intentos fallidos para materializarla, en las cuales se manejaban nombres como Terry Gilliam o Darren Aronofsky, cayó en las manos de uno de los directores más desagradables de todo Hollywood y estaba listo para odiarla. Al final, no está mal. A primera vista la aprobé, y años después le di una repasada y tuve que bajarle puntos porque los efectos especiales no envejecieron bien. Lamentablemente lucirá cada vez peor, es el problema del CGI, pero igual es un buen intento, Zack Snyder se enfrentó a lo imposible y fracasó con dignidad.

En los años venideros planeo escribir mucho sobre “Watchmen“, analizarla y sobreanalizarla con toda la calma que sea capaz de conjurar y otorgarle. Se presta. Contiene mucho más de lo que hasta sus más acerrimos fanáticos han encontrado.

Para terminar, a continuación el análisis lleno de SPOILERS de uno de mis personajes favoritos de todo You Tube, por favor no lo vean si no han leído el libro y no se lo pierdan si lo han hecho:

Este artículo es parte del reto #1PostxDía, los posts de hoy para el momento de publicación son:  Sigue leyendo

Los curanderos del corazón…

Ayer, de nuevo por razones mercadotécnicas, hice la siguiente y muy irresponsable  declaración vía fakebook:

Nunca he clamado ser un gran rapero o poeta, y como músico soy un buen cirujano cardiovascular.

De lo que si estoy seguro, y me pueden citar, es de que MC/ DC es el proyecto artístico más importante, complejo y devastador en salir de Latinoamérica en al menos 25 años, a pesar de que nadie lo haya notado.

Y quizás debí decir: “MC/ DC es PARTE DEL proyecto artístico más importante, complejo y devastador“, pero whatever… el punto al que va dedicado  este post es una frase que ilustra clara y sencillamente una de las características de lo que cocino que ha pasado por encima de la cabeza del límitado público que hasta ahora ha estado expuesto a la música y los afiches. Me refiero a este aparentemente humilde autoinsulto:

como músico soy un buen cirujano cardiovascular.

Utilizando una construcción coloquial a la que todo venezolano está acostumbrado pretendo admitir mis límitadas habilidades musicales, lo cual además es cierto, pero analizándola más profundamente encontramos un segundo significado. Comencemos preguntándonos: ¿qué hace un cirujano cardiovascular? Opera y repara el corazón y los vasos sanguíneos. Lo cual desde un punto de vista metafórico puede compararse con la verdadera y principal labor de la música. Quizás un tanto cursi, pero sin embargo correcto. Ya lo dijo Sergio Pérez:

Somos los curanderos del alma/ los curanderos del corazón…

Entonces, en conclusión: utilizando lo que los raperos gringos llaman “double entendre“, una clásica técnica de la poesía, admití mis limitaciones y le bajé la guardia al público para luego golpearlos con mis delirios de grandeza; mientras al mismo tiempo le daba rienda suelta a los mismos. Acto del que no me siento particularmente orgulloso, pero la mercadotecnica es así.

Las letras de las canciones de MC/ DC están llenas, repletas, de frases similares que nadie ha detectado, además de montones de joyas y tesoros escondidos bajo la superficie. Forman parte de un complejo rompecabezas que,  por los siglos de los siglos, generará valor extra para los verdaderos seguidores de lo que cocino. Y cabe destacar que las canciones ya publicadas las escribí hace aproximadamente cinco años, lo que viene es inmensamente más elaborado, complejo y devastador.

El Tiempo

Fig. 23.- Uno de los posters únicos y ensamblados a mano de MC/ DC

Este artículo es parte del reto 1PostxDía, y los artículos de hoy para el momento de publicación son:  Sigue leyendo

Presentando a Eduardo Próspero

El proceso alquímico dará resultados en un año aproximadamente.

Se completará la metamorfosis,  de periodista especializado en hipertexto pasaré a ser escritor, a ser un autor de ficción. Para esta nueva etapa mi nombre clave será Eduardo Próspero. El utilizar diferentes alteregos para cada proyecto (como MC/ DC o Timothy Lyrics) probablemente no sea la mejor idea mercadotécnicamente hablando, pero es clave para mi proyecto artístico en general, del cual les hablaré en futuras ocasiones.

El bautizarme con aún otro nombre artístico me dará la oportunidad de comenzar de cero y distanciarme de la ficción publicada bajo el nombre Amílcar Ortega, la cual no está mal pero ciertamente es amateur y la considero parte del entrenamiento y poco más. Igual, no la desapareceré de la Internet. Los más intrepidos y arriesgados seguidores de lo que cocino tendrán mil y un piezas de información intimamente relacionadas con las historias que cuento, regados por toda la red cual búsqueda del tesoro, regadas a través del tiempo y el hiperespacio.

One Lone Survivor

Para darle impulso a mi recien estrenado blog literario me uní al reto “Un post por día” planteado por Flavio Bastos, aunque sólo tengo una vaga idea de lo que publicaré en este espacio. Espero la presión generada por el reto determine la forma final del blog, las categorías y su contenido, el tono, las técnicas con las que los confundiré y jugaré con su mente. Por ahora, sé que tendrá borradores de cuentos cortos que luego editaré y mejoraré, links a mis trabajos periodísticos, y que por fin me daré permiso para hablar públicamente sobre conspiraciones y temas similares. Por razones mercadotécnicas, no porque en realidad quiera hacerlo.

Como parte del reto “Un post por día” es apoyarnos los unos a los otros para generar tracción, aquí les van los links a las primeras piezas publicadas:  Sigue leyendo