Únete a la lista de correos “Camino a la Prosperidad” (si y sólo si realmente estás interesado)

Con bombos, platillos y el siguiente texto anuncié en fakebook el lanzamiento de mi lista de correos:

¿Sabía Ud. que en el mundo real no existe ni existirá la libertad de expresión?

Creé la lista de correos del escritor Eduardo Próspero para:

A.- Discutir temas que jamás verán en los medios tradicionales.

B.- Informar a quién esté interesado de los progresos relacionados a “La Tormenta”, nuestra primera novela.

Únanse si se atreven –> https://mailchi.mp/de039e22ab6a/caminoalaprosperidad

A la orden por el DM para responder cualquier duda.

Obtuve apenas seis LIKES y un número equivalente de subscriptores. Evidentemente existe una conspiración en mi contra. O en contra de estos escabrosos temas.

A continuación consideraciones adicionales sobre “Camino a la Prosperidad” y la misma forma para subscribirse que encontrarán en el link, pero pegada más abajo para su conveniencia:  Sigue leyendo

Anuncios

Promesa: Dejaré de escribir sobre música para dedicarme a temas más aburridos…

 

Oh, look out you rock ‘n rollers/ Ch-ch-ch-ch-changes/ (Turn and face the strange)/
Ch-ch-changes/ Pretty soon now you’re gonna get older…

El otro día le hice un favor a Caracas y bendije con mi presencia una de sus fiestas. Como corre Diciembre, bebí. Ya iba de salida cuando el organizador de la misma me preguntó “¿Tu eres escritor, crítico musical, algo así cierto?“, a lo que sin pensarlo respondí: “Era, pero me estoy enfocando en producir un contenido más para adultos“. Es algo que tengo meses considerando y, aunque no estaba en mis cabales, ya lo dije y ahora tengo que hacerlo. Es hora.

Sigue leyendo

Escribir en tu segundo idioma es como vestir una camisa de fuerza

Tengo más de una década leyendo en inglés constantemente y viendo casi toda película o serie sin subtítulos, creí que sería más fácil. Hace casi un año comencé el arduo proceso de forjarme una carrera como periodista en inglés desde cero, abrí este blog, abrí esta cuenta en Twitter y abrí los ojos buscando oportunidades. Luego de un par de falsos comienzos, de ofertas que parecían muy buenas para ser verdad, de propuestas que se me escurrieron entre los dedos, por fin conseguí mi primer trabajo en el blog de Forever Redwood.  Creí que sería más fácil.

Al salir de mi zona de confort – entretenimiento y cultura pop – y verme obligado a enfrentarme a una audiencia a la que no estoy acostumbrado – propietarios de casas con hijos y nietos – fue que choqué de frente con mis limitaciones. A pesar de los años de entrenamiento no puedo expresarme con comodidad, a veces no encuentro las palabras, a las oraciones les falta poder y belleza. Es frustrante. Por otro lado, es un reto que pone a mis neuronas a funcionar tiempo extra, sensación que disfruto. Avanzo lentamente, aprendo con dificultad, pero avanzo y aprendo.

Afortunadamente en este caso en particular cuento con un editor extremadamente competente que filtra mis errores, ortográficos y gramaticales, y le da fluidez a las oraciones. A mi ego no le gusta ser corregido, pero en este caso tiene que tolerarlo y debería agradecerlo. Lo cual no hace, pero eso es otro tema y deberá ser tratado en otra ocasión. El punto es que, gracias al trabajo en equipo, los artículos están quedando fenomenales a pesar de las dificultades y esta camisa de fuerza que limita mis movimientos.