Divagaciones, reflexiones, e impresiones sobre el fin

Acabo de terminar mis labores de la semana. Y todavía me queda un día, mañana, para crear.

Escribo a diario y me pagan por ello. Lo cual sería una victoria, si no se apropiara de toda mi energía cuan vampiro. No tengo esperanzas de escribir otra novela en el futuro cercano. Ni siquiera tengo tiempo para actualizar este blog.

A no ser que lo haga así, sin premeditación y alevosía. Sin planes ni planos. Sin correcciones y purificaciones.

Haciendo lo posible por ignorar que el mundo se cae a pedazos a mi alrededor, exactamente como lo describe La Biblia. ¿Quién lo hubiera pensado?

Y el tarado de XX-XXX-REDACTED termina siendo el anticristo. ¿Quién hubiera apostado por él? Yo ciertamente no.

Nos lo advirtieron, nos lo anunciaron, nos lo restregaron en la cara. E igual estamos con la boca abierta y sin saber que hacer.

No sé que hacer.

Estoy tranquilo, sin embargo. Apacible. Observando.

La marca de la Bestia se acerca. A tu mano y a tu frente.

El momento de la verdad.

Y quizás estoy siendo optimista.

Apocalipsis significa revelación, el desvelo.

Cae el velo de Maya y, sin anestesia, vemos al fin la cruda realidad.

Al fin el fin.

El fin de la historia. Aquella historia que escribió el ganador.

Al fin salimos de la caverna, nos damos cuenta de que sólo veíamos sombras. Y la realidad nos aterra. El horror de lo que hemos hecho.

El capítulo final puede extenderse por décadas, sin embargo. Siglos incluso. No hay ningún apuro.

Y quizás estoy siendo optimista.

PaoPao – “Il velo di Maya

Quizás estoy siendo pesimista. Quizás haya esperanza.

Probablemente exista algo del otro lado, pero, ¿nos lo merecemos nosotros? ¿Es para los muertos vivientes en los que nos hemos convertido?

Quizás haya esperanza, pero me elude. No logro enfocarla.

Ni un ápice de miedo, sin embargo. En su lugar encuentro cierta emoción por cruzar el umbral.

Entreno. Me preparo para enfrentarme al mundo que siempre temí.

Ni un segundo de aburrimiento en las pesadillas. De eso tenemos evidencia.

Las estructuras caen una a una. Las físicas y las mentales.

El tablero de ajedrez se extiende ante nosotros. Y casi no tenemos piezas, todas han caído.

Y algunos estamos agotados.

Y otros estamos distraídos.

Y no nos rendimos. Es hora de jugar.

Apréndanse esta frase, el grito de guerra: “No doy mi consentimiento

I do not consent.

Banner de "La Tormenta - Farsa contemporánea sobre tiempo, hip hop y magia", una novela por Amílcar Ortega.

Un comentario en “Divagaciones, reflexiones, e impresiones sobre el fin

  1. Pingback: Y con esta entrevista, comienzo a hablar sobre espiritualidad y esoterismo | Prosperidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s