Extracto de “La Tormenta”: los primeros cuatro párrafos.

Portada de la novela "La Tormenta - Farsa contemporánea sobre tiempo, hip hop y magia" por Amílcar Ortega.

Los párrafos que reproduzco a continuación fueron el comienzo de la novela durante más de seis años. Los escribí y reescribí cientos de veces, los decanté y los amplié, los pulí y les caí a martillazos . Nunca me convencieron, pero las palabras no eran el problema. Simplemente allí no comenzaba “La Tormenta.

Antes de terminar el largo y tortuoso proceso de creación tuve que escribir un nuevo primer capítulo que no fue sujeto a tantas revisiones como el resto del texto y sin embargo es mi favorito personal. Es crudo, intrigante y confuso. El ingrediente que faltaba. El broche que cierra la obra y la convierte en una estructura infinita

El sujeto de hoy, sin embargo, es otro. Son aquellos primeros cuatro párrafos que sin anestesia ponen en claro de que trata la novela, terminaron abriendo el segundo capítulo y reproduzco a continuación:

Banner de "La Tormenta - Farsa contemporánea sobre tiempo, hip hop y magia", una novela por Amílcar Ortega.

Abro los ojos y la magia es real. Siempre lo fue. Ligeras incomodidades punzantes en pies y piernas anuncian otro ataque del ejército aéreo; me siento y recuerdos de lo descubierto la noche anterior reemplazan a la tradicional sed de venganza. Dejo escapar al zancudo con mi sangre y disfruto al sentir mi visión concreta de la realidad estallar en pedazos una vez más. Todavía no lo puedo creer. No lo puedo concebir. Magia. Mierda. El último año de la Tierra será salvaje, no habrá un día de descanso.
     Cuando finalmente reúno la energía necesaria para romper relaciones con la cama el reloj marca las 3:02 de la tarde del 23 de Enero de 2012 en Caracas, Venezuela. El principio del fin. Abro la nevera y tomo agua directamente de la botella, vivo solo y que se jodan los visitantes. Que se traguen mi esencia. Si el plan es considerar el planeta un potencial paraíso terrenal en el que aprendo a ser hechicero, servir un poco de Eduardo Domínguez a quién se atreva a poner pie en mi morada parece apropiado. O al menos eso me digo mientras bebo.
     Consulto la agenda con Asistente Mente: nada por hacer. Nada. Soy libre. Lo logré. Al menos mientras alcance la liquidación y ahorros cosechados en la última temporada que pasé recogiendo algodón en una oficina. No debería quejarme, iba medio tiempo y pagaban puntual, pero esas cuatro horas solían arruinarme la vida entera. Hacía de creativo copy writer en una agencia publicitaria que recientemente cesó operaciones. Eran un desastre. Poco tuvo que ver la crisis económica perenne sobre la que se sostiene tembloroso el país.
     Monto el café, cargo la pipa y fumo. Wake and bake. Sin importar lo que depare el futuro esto de considerarme hechicero será beneficioso, cero dudas al respecto…

Así que eso, “La Tormenta” es sobre magia, Caracas y el fin del mundo real. Es sobre escapar de la esclavitud y lanzarse al abismo. Es sobre engañarte a tí mismo para así lograr lo imposible. O al menos eso me gusta decirme. 

Banner de "La Tormenta - Farsa contemporánea sobre tiempo, hip hop y magia", una novela por Amílcar Ortega.

Adquiérela y, como por arte de magia, transfórmala en un flamante objeto real como este: 

"La Tormenta", novela por Amílcar Ortega, transformada en objeto real como por arte de magia.

Si llegaste aquí debes unirte a mi lista de correo “Camino a la Prosperidad, satisfacción garantizada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s